Ir a contenido
Vuelo en globo: 3 aspectos imperdibles para que te inspires y planees tu próxima aventura

Vuelo en globo: 3 aspectos imperdibles para que te inspires y planees tu próxima aventura

 

A lo largo del tiempo, volar ha sido uno de los sueños de cientos de personas. Tal vez tú eres una de ellas, y desde pequeño te visualizaste elevándote por los cielos, en la espera de ver todo desde una nueva y muy diferente perspectiva. ¿Te imaginas volar como Superman, Thor o cualquier otro superhéroe? ¿Te imaginas todo el tiempo que ahorrarías para desplazarte de un lugar a otro? Pues sin vergüenza alguna, nosotros lo aceptamos y con la frente muy en alto.

Afortunadamente, ahora podemos disfrutar un poquito de este placer. El estar a cientos de metros del suelo, ya sea en avión, helicóptero, salto en paracaídas o en globo aerostático, son experiencias inigualables que dan ganas de repetir una y mil veces más, sin embargo ¿qué hay detrás de todos estos inventos que han evolucionado el transporte? ¿cómo surgieron? ¿quién soñó tan fuerte que la vida no tuvo más remedio que cumplirle su deseo?

Si te has hecho alguna de estas preguntas, nos complace decirte que aquí te hablaremos sobre la historia del vuelo en globo aerostático, así como algunos datos curiosos, sólo para que las ganas de disfrutar de esta actividad te invadan por completo y no pases ni un minuto más sin vivirla.

 

¿Cómo, cuándo, dónde, quién y por qué?

 

La historia más comentada es sobre los hermanos Montgolfier (Joseph-Michel y Jacques-Étienne Montgolfier) de Francia, quienes, al estar jugando con bolsas de papel, colocándolas invertidas sobre el fuego, lograron observar que estas se podían elevar hasta el techo. Paso seguido, se dispusieron a realizar pruebas con diferentes materiales, en la espera de seguir perfeccionando su invento para asombro de todos los que asistían a estas demostraciones.

Pero no fue hasta el año de 1783 en el que consiguieron elevar, nuevamente, una bolsa de papel llena de aire caliente, la cual medía 800 metros cúbicos y pesaba 225 kg. aproximadamente. Este experimento fue un éxito, pues lograron elevar la esfera a una altitud de 1600 a 2000 metros y recorrió 2 kilómetros, lo que para aquel entonces era una cifra sorprendente. Eso sí, como no sabían cuánto peligro corría el cuerpo humano tras elevarse a tales alturas, se tomó la decisión de reclutar a una oveja, un pollo y un pato, para que fueran los primeros tripulantes.

Como este hallazgo tuvo resultados sumamente favorecedores, se solicitó un permiso al mismísimo rey Luis XIV, para comenzar a probar con humanos y es justo ahí en donde todo comenzó a avanzar a pasos agigantados. Poco tiempo después, Jean-François Pilâtre de Rozier, quien fue la primera persona en viajar en uno de estos artilugios, se vio motivado a elegir una manera diferente de activar el aire dentro del globo, por lo tanto, ya no sólo se trataba de calor, sino una mezcla entre calor e hidrógeno, pero -porque siempre existe un pero- fueron Jean-Pierre Blanchard y John Jeffries quienes terminaron por revolucionar este invento con el uso único de hidrógeno.

De ahí, durante los siglos XIX y XX, los globos de gas obtuvieron mayor popularidad, incluso, durante la Guerra Civil Norteamericana. Sin embargo, no fue hasta el año 1960 que se retomó el uso de globos de aire caliente, gracias al gas propano y al nylon en una vela, lo que dio por conclusión lo que nosotros ya conocemos.

Y, aunque aquí acaba esta historia, no podemos negar que seguro habrá más renovaciones y mejoras de este invento. ¡Esperemos que así sea!

 

¿Y ahora?

Si bien, el funcionamiento de los globos sigue siendo el mismo, el uso que ahora se les da es muy distinto. Para prueba, sólo debes continuar leyendo...

 

Entregas de anillo

El amor será uno de los protagonistas de este momento. Ahora un vuelo en globo puede ser el perfecto escenario para escuchar el ansiado “sí” de esa persona que ya de por sí te hace volar. ¡Imagina una entrega de anillo en vuelo en globo!

Festivales

En la actualidad es posible asistir a festivales en donde el espectáculo visual será el eje central en todo momento. Globos por doquier, adornando las vistas desde cualquier ángulo y para el deleite de todos los asistentes.

Estos son algunos de los festivales más populares de todo el mundo: Festival Internacional del Globo de León, Guanajuato; Festival Internacional de Globos de Albuquerque, Festival del Día del Trabajo de Colorado Springs, La Gran Carrera de Globos de Reno, Festival del Globo Europeo, Festival Internacional de Globos en Taiwán, entre muchos otros más.

 

Paseo por las alturas

Un uso, no menos importante que los anteriores, es el seguir montando a estos gigantes para poder disfrutar de un apacible viaje por los cielos, con bellas vistas del amanecer y de todo aquello que se encuentre a nuestros pies. Ejemplo de ello es el atractivo vuelo en globo por Teotihuacán, experiencia que se ha vuelto un must para todos los visitantes extranjeros y nacionales que buscan disfrutar de esta popular zona arqueológica desde todos los ángulos posibles.

 

Aspectos a considerar antes de volar

Por último, ahora que ya estás inspirado, sólo nos queda darte algunas recomendaciones para que disfrutes al máximo de este momento que tiene mucho por ofrecer.

 

  • Las 7 de la mañana es el mejor horario para que viajes, pues el aire es más frío, lo que garantiza constancia y facilidad para realizar el vuelo.
  • La duración promedio de un vuelo está entre 1 hora y 45 minutos, así que no habrá pretextos por falta de tiempo.
  • Antes de tu vuelo debes verificar que las condiciones del clima sean óptimas. Además, es importante que revises el estado en el que se encuentra el globo, si ves algo que no te hace sentir seguro, dilo cuanto antes, recuerda que tu seguridad es primero.
  • Para los que prefieren estar acompañados, esta noticia les va a encantar, pues la capacidad máxima de un globo es de 10 personas y la mínima de 2. Siempre es mejor compartir ¿cierto?

 

Ya sólo falta que decidas el día y con quién deseas vivir esta increíble experiencia, pues un vuelo en globo tiene tu nombre escrito.

Artículo anterior BRAND ENGAGEMENT: El mejor aliado para formar vínculos con tus clientes
Artículo siguiente ¡Volé por los cielos! | Paracaídas