Ir a contenido
Temazcal: Una tradición ancestral para relajarse

Temazcal: Una tradición ancestral para relajarse

La medicina tradicional de nuestros antepasados es toda una ciencia que se ha ido transmitiendo a través de las generaciones, el uso de técnicas de purificación en los rituales que se acostumbraban en Mesoamérica, son parte del rescate de tradiciones que se practican hoy en día y a la vez representan un alivio para nuestro cuerpo, tal es el caso de un baño de Temazcal que nos invita a cambiar nuestra vida y comenzar un nuevo ciclo.

El temazcal es un  baño de vapor que se acostumbraban como parte de rituales ceremoniales y de sanación.

Varias culturas dejaron testimonios de este tipo de saunas en las diferentes zonas arqueológicas y son el testimonio fiel de cómo la medicina terapéutica ya era parte de la vida cotidiana de mexicas, mayas, toltecas, olmecas y demás civilizaciones antiguas.

Mujeres recién preñadas, guerreros, sacerdotes, sacrificios, enlaces y nuevos ciclos, eran solo algunos de los motivos para entrar a un temazcal,purificarse y así comenzar un nuevo ciclo, un renacer, de ahí la forma circular de los temazcales, simulando el vientre de la madre tierra.

Sea el significado que fuera, entrar a un temazcal y estar en medio del ritual del chaman o temazcalero, nos hace sentir que somos parte de esa cultura que no solo busca un beneficio terapéutico o sanador, sino también un alivio espiritual y dejar ahí, todos nuestros temores, dolencias y malas acciones que deseamos desechar, así como pedir a los seres supremos por nuevos cambios, salud y bienestar.

Hay distintos rituales para entrar al temazcal que van de acuerdo a lo que se desea curar o sanar, estos varían en tiempo, calor, humedad y el número de puertas que el temazcalero tenga planeadas en el ritual.

Todo esto determinará el grado de dificultad, lo recomendable para los primerizos es adentrarse en un temazcal de purificación en donde tanto la humedad como el tiempo son menores y las condiciones son soportables.

Afuera del temazcal el Incienso y copal son parte del ritual, pidiendo permiso a los dioses que se encuentran en los puntos cardinales, una pequeña oración y después, entrar en fila en el sentido de las manecillas del reloj (conocido como el trayecto de la serpiente)

Deberás ocupar tu respectivo lugar en el piso y haciendo entre todos un circulo para rodear a las piedras volcánicas mejor conocidas como “abuelas”. El temazcal se cierra y comienza el ritual.

Ellas, las abuelas están ahí para escuchar nuestras peticiones, son tan sabias que nos ayudarán a purificar nuestro cuerpo, mente y alma. Como han pasado por un proceso de fuego ardiente, el sudador las bañara con agua fría previamente curada con hierbas medicinales y esto generará el vapor dentro de la bóveda y así nuestro cuerpo sudará y al mismo tiempo recibirá en cada poro de la piel el rocío que nos purificará.

Escucha con atención las instrucciones del temazcalero, habrá momentos en que ocuparás las hierbas para frotar la piel, miel para exfoliar y sábila para humectar tanto tu cabello, como tu cuerpo. El ritual se puede acompañar de algunos deseos y emotivas oraciones o cantos.

Lo  ideal después de este tratamiento curativo, es consentirte con un masaje terapéutico para que tu cuerpo termine de relajarse acompañado de un profundo sueño.

¡No hay experiencia más liberadora que un temazcal de calor húmedo! ¿Ya lo probaste?

Artículo anterior 5 Lugares en el D.F. ideales para convivir con la naturaleza
Artículo siguiente De viaje: Mochileros, 10 tips básicos para que disfrutes tu viaje