Ir a contenido
Parachicos, Chiapas, Tradición

Los Parachicos, una tradición que perdura en Chiapas

Los Parachicos en la fiesta tradicional de enero de Chiapa de Corzo es catalogada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad. La tradicional Fiesta Grande de Chiapa de Corzo tiene lugar en Enero año con año en esta localidad mexicana.

La música, la danza, la artesanía, la gastronomía, las ceremonias religiosas y las diversiones forman parte de esta festividad en honor de Nuestro Señor de Esquipulas y de dos santos del catolicismo, San Antonio Abad y San Sebastián Mártir, siendo especialmente honrado este último como el santo patrón de los parachicos.

Las danzas de los parachicos término con el que se designa a la vez a los bailarines y al tipo de baile que ejecutan se consideran una ofrenda colectiva a los santos venerados. Los bailarines recorren toda la localidad llevando las imágenes santas y visitando diversos lugares de culto, y sus danzas comienzan por la mañana y finalizan de noche. Con máscaras de madera esculpidas, tocados con monteras y vestidos con sarapes, chales bordados y cintas de colores, los bailarines van tocando unas sonajas de hojalata llamadas “chinchines”.

Parachicos, Chiapas, Tradición

La música que acompaña las danzas se llama “pito y tambor”. Los sones más conocidos son el del Parachico, de María de Angulo y el Son para recorrer las calles.

Los dirige un patrón portador de una máscara de expresión severa, una guitarra y un látigo, que toca la flauta acompañado por uno o dos tamborileros. Otros personajes acompañan a los parachicos: los mayordomos de los barrios, quienes asumen todos los gastos; las chiapanecas, los marimberos y músicos de banda; los chuntás, que salen a las calles días antes para anunciar la llegada de la Fiesta Grande, y los abrecampo, con el cuerpo pintado de negro y una escoba para apartar a la concurrencia y permitir el paso a los grupos de chuntás.

Durante la danza, el patrón armoniza con alabanzas, a las que los parachicos responden con aclamaciones en los altares de los santos en su día de celebración. La danza se transmite y se aprende al mismo tiempo que se ejecuta: los niños que participan en ella imitan los movimientos de los adultos.

Parachicos, Chiapas, Tradición

La técnica de fabricación de las máscaras se transmite de generación en generación, desde la tala y el secado de la madera para fabricarlas hasta la ornamentación final, pasando por el aprendizaje del modo de esculpirlas. Durante la Fiesta Grande, la danza de los parachicos invade todos los ámbitos de la vida local, propiciando el respeto mutuo entre las comunidades, los grupos y las personas.

El origen de los parachicos tiene su leyenda, y con varias versiones. Una de ellas, en resumidas cuentas, habla de una viajera extranjera, María de Angulo. Llegó a Chiapa de Corzo en busca de un curandero para su hijo enfermo. Algunos lugareños se colocaron máscaras y bailaron “para el chico”, para darle ánimo. El milagro llegó y, en agradecimiento, doña María de Angulo mandó traer víveres y regalos para el pueblo.

Chiapas se destaca por la belleza de su naturaleza, por su rica y compleja historia; en su fértil territorio han vivido desde la época prehispánica diversos grupos como los tzotziles, tzeltales, tojolabales, choles, zoques y chiapanecas.

Parachicos, Chiapas, Tradición
Artículo anterior Escenarios de película: Salto del Ángel, Venezuela - Wishbird
Artículo siguiente Destinos: Cosas asombrosas de la Tierra que tienes que ver