Ir a contenido
El sotol, una bebida con todo el sabor de Chihuahua - Wishbird

El sotol, una bebida con todo el sabor de Chihuahua - Wishbird

Pasar una tarde en Delicias, Chihuahua, es descubrir poco a poco los aromas y sabores que guardan los quesos asaderos y burritos tradicionales que encontramos en el centro de la ciudad. Pero después de degustar algunas de estas delicias,  imagínate llegar a un lugar que te espera para digerir la comida y consentir al paladar, se trata de una hacienda que rescata el proceso de una bebida centenaria conocida como Sotol.

Campos de nogales, cacahuates y chiles jalapeños, son parte el escenario ideal para disfrutar de una experiencia; ahí entre un clima caluroso y a veces castigador se ubica una finca dedicada desde hace 35 años a preparar esta bebida que te atrapará el gusto.

El sotol es una planta del desierto, un agave silvestre, pero ciertamente no es como los magueyes, más bien es un matorral cercano a la familia de las Nolinaceae, es decir, tiene una relación más directa con las cebollas y los ajos. Su apariencia es como un explosión de bayonetas delgadas y espinosas.

La planta se reproduce por medio de pequeñas semillas del tamaño de una pimienta y se requieren de las condiciones ideales para que estas germinen; En su vida silvestre el sotol puede soportar climas extremos de calor y frío, pero para que este crezca debe contar con la suficiente cantidad de agua. Las plantas que sobreviven a estas condiciones son el primer filtro para elaborar un licor de calidad.

Después de varios estudios, la sotolera Hacienda de Chihuahua, realizó estudios apoyados por la escuela de agricultura del estado para lograr con un éxito del 98 por ciento de la germinación de la semilla.

Para llegar a la madurez, la planta requiere diez años de cuidados constantes, de ahí la intervención del hombre para que la producción se logre en los invernaderos sotoleros de la finca los cuales te reciben a tu llegada.

Desde épocas precolombinas el sotol ya era una bebida que se acostumbraba entre los apaches del antiguo norte de México y los indios anasazis; ellos cocían la cabeza o piña del sotol y el jugo que se extraía, lo mezclaban con otras hierbas y lo tomaban a manera de vino o pulque gracias a la fermentación natural de sus azucares, con el proceso natural se conseguía un 8 o un 10 por ciento de alcohol.

A la llegada de los misioneros, trajeron consigo la cultura de destilar los productos para obtener alcoholes y utilizarlos para la medicina y para obtener aguardientes; así las haciendas o viñetas clandestinas comenzaron prontamente a destilar sotol de buena calidad y este era consumido por la población en las frías noches de la región.

Cualquier época es buena para hacer una visita en la finca y conocer todo el proceso de elaboración del sotol, este no es muy diferente al proceso que llevan otros licores como el tequila o el mezcal.

Al llegar las cabezas de sotol del campo, las suben a una banda transportadora que las llevará a alguno de los hornos perfectamente sellado y con salida de vapor para cocerse lentamente en un lapso de 72 horas. Una vez hidrolizados de azucares, las piñas salen por otra banda y se van a un molino que las picará y posteriormente a un tren de prensas para obtener el jugo que escurrirá en una tolva.

El caldo se va a los tanques de fermentación en donde se le agrega levaduras seleccionadas que transforman el azúcar en alcohol y posteriormente en los alambiques se llevara a cabo el proceso de destilación para obtener así un aguardiente de alta graduación.

Alojada la bebida en los tanques de acero inoxidable se le baja la graduación de alcohol a 38° para obtener un sotol plata y se embotella para su distribución. Para obtener un reposado se rebaja a 42° y se mete en barricas por seis meses y un añejo por dos años; ahora que si se planea un extra-añejo este se mantendrá mínimo 5 años en estas barricas de roble europeo.

Este último conocido como el H5 por su añejamiento, ha sido galardonado por encima de los mejores tequilas y aguardientes. En tu visita a este lugar conoce el significado de la marca debido a una carrera de autos de la Baja 1000, además acércate a degustar algunas de sus etiquetas como la sabrosa crema de licor a base de sotol y nuez.

El sotol una bebida que sorpresivamente se ha colocado en el mercado internacional como un licor de alta calidad, su producción se exporta a países como Estados Unidos, Canadá, Suecia, España, Rusia, China, República Checa, Chile y próximamente Australia.

Gracias a su textura suave y su aroma cautivador, el sotol es generoso al paladar, no deja un aliento desagradable y se presume ser amable en las resacas a comparación de otros destilados.

Así que ya lo sabes, ya sea para una celebración, una conquista o para olvidar las penas, el sotol es la recomendación; Es momento de que tu paladar conozca a qué sabe el Norte de México.

Artículo anterior ¿Ya conoces el nuevo parque de realidad virtual en CDMX?
Artículo siguiente Regalos originales a larga distancia