Ir a contenido
El arte de vivir nuevas experiencias nos hace ser más felices

El arte de vivir nuevas experiencias nos hace ser más felices

Las experiencias y los conocimientos de una persona se forman a través de los pequeños y grandes acontecimientos que han formado su vida. una vida rica en vivencias dota a la persona de aprendizajes y recursos para afrontar las situaciones cotidianas con mayor capacidad de respuesta y resolución.

Una de las experiencias más enriquecedoras, sin duda es viajar, cuando no se ha viajado, nuestro mundo es el entorno inmediato.

En otros lugares escuchamos otras temperaturas, el intenso sonido de unas cataratas o el silencio de una nevada, son inolvidables, emocionante es también ver animales diferentes a los de nuestro entorno habitual, un tucán en la selva, un albatros o un cóndor en el cielo.

El buen viajero, es el que viaja para conocer y aprender, disfruta de todo lo que visita. no importa si es bonito o si es feo, pobre o rico, porque lo que importa es saber cómo es, cada viaje amplia tus conocimientos. el mundo propio se hace más grande, las experiencias bonitas te acompañaran para siempre y todo eso ayuda a ser feliz.

Son muy importantes los motivos que nos mueven para realizar un viaje a los que disfrutamos tanto conociendo el mundo. Lo más importante de viajar es conocer, vivir nuevas experiencias y que se hagan inolvidables para nosotros.

¿Eres de los que llevan la lista de las cosas pendientes a realizar en tu vida? De una forma u otra todos tenemos en mente una serie de lugares a visitar, de comidas por probar, de personas por conocer… de experiencias por vivir.

Vida, experiencia y aprendizaje es sinónimo. Es inevitable no aprender las sabias lecciones de la vida. La vida te enfrenta a tu necesidad espiritual, todo tiene un propósito sabio. Este sabio propósito es abrir el ojo de tu corazón. En otras palabras, hacerte conocedor del verdadero bien y no sólo un bien, moral, aprendido y comprendido racionalmente; hacerte conocedor del verdadero amor y no sentimentalismos impermanentes.

Es la pregunta del millón, la razón de nuestro existir, lo que da sentido a la vida, eso que hace que valga la pena: la búsqueda de la felicidad. ¿Cómo conseguirla?

No andaban erradas esas frases populares que sitúan la felicidad en el viaje y no en el destino. O, como decía Gabriel García Márquez, el mundo se equivoca cuando quiere vivir en la cima, “sin saber que la verdadera felicidad está en la forma de subir la escarpada”.

En el viaje está la felicidad. La salud, el dinero, el amor… todo eso está muy bien, cómo no, y es imprescindible, en especial la salud, si bien la falta de dinero y el desamor también pueden hacernos ganarla o perderla. Al mismo tiempo, la universal tríada trío nos ayuda a vivir experiencias nuevas, pero sólo nosotros somos capaces de vibrar con emociones intensas, qué duda cabe. Sin embargo, hay actividades que nos procuran felicidad, y no tienen nada que ver con las compras compulsivas ni, en general, con adquirir cosas materiales.

Al menos, así lo afirma la ciencia. Según un estudio de la Universidad Estatal de San Francisco, en Estados Unidos, la clave para ser feliz es generar recuerdos a partir de experiencias y vivencias personales que suelen conseguirse viajando.

La investigación concluye que consumir aporta una gratificación momentánea. Con el tiempo, sin embargo, nos queda una sensación de vacío. Sólo las experiencias positivas que nos dejan huella son una auténtica inversión para un futuro feliz.

En este sentido, el amor puede ser también un viaje. Otro tipo de viaje, pero no por ello menos emocionante. Por lo tanto, de acuerdo con este trabajo, la mejor inversión está en las vivencias que crean recuerdos maravillosos que son incombustibles. El Santo Grial de la felicidad, al fin y al cabo, se encuentra en la aventura de la vida.

Para quienes han decidido pasar el 80% de su vida en la ciudad rodeado de gadgets en vez de utilizar su tiempo en viajes o nuevas experiencias, este tip del Dr. Thomas Gilovich de la Universidad de Cornell es una perspectiva completamente nueva.

Según Gilovich las personas se adaptan a lo que tienen, por lo que si bien comprar un nuevo smartphone cada cierto tiempo o salir de comprar cada cierto tiempo te hará feliz, esto durará un tiempo muy corto y pronto necesitarás una nueva compra para poder seguir sintiendo felicidad.

 

Atrévete a ser feliz y vive experiencias inolvidables en nuestro México lindo y querido.

Si lo que quieres vivir son experiencias con un gran nivel de adrenalina, Atrévete con un Salto en Bungee, Paracaidismo, Rappel, Flyboard, Manejo de Deportivos de Lujo.

Ahora bien, si lo tuyo es el aire, conoce nuestras Experiencias de Vuelo, que incluyen Vuelos en Globo Aerostático, en Parapente, en Trike y Tours en Helicóptero en la Capital de la República Mexicana y en Monterrey.

Con las  Experiencias de Bienestar para consentirte y darle mantenimiento al cuerpo en alguna de las más de 100 experiencias que van desde masajes relevantes, faciales, y terapias relajantes, hasta sesiones de Yoga y Dinámicas Sensoriales que harán que te olvides del estrés al que estás sometido todos los días.

Si te gustan más las aventuras en el agua, las  Experiencias Acuáticas, como Rafting, Nado con Tiburones, Snorkeling, entre otras muchas más son perfectas.

Fuente: Fast Coexist

Artículo anterior 7 Fenómenos de la naturaleza que debes ver antes de morir