Ir a contenido
SI DESEAS ADQUIRIR ALGUNA DE NUESTRAS EXPERIENCIAS, ESCRÍBENOS O LLÁMANOS AL 55 8896 9848
SI DESEAS ADQUIRIR ALGUNA DE NUESTRAS EXPERIENCIAS, ESCRÍBENOS O LLÁMANOS AL 56 1304 4794
Conflictos comunes en los equipos de trabajo y cómo solucionarlos

Conflictos comunes en los equipos de trabajo y cómo solucionarlos

 

Actualmente, los trabajadores pasan un promedio de 36 horas semanales en la oficina. Ocho horas diarias de lunes a viernes es tiempo suficiente para que a lo largo de la jornada laboral puedan surgir problemas entre el personal, sobre todo si las actividades a realizar conllevan algún tipo de estrés de por medio. En esta entrada abordaremos algunos de los principales conflictos que pueden ocurrir entre compañeros de trabajo desde rumores y habladurías entre empleados hasta falta de coordinación en equipos de trabajo o choques de personalidad entre colaboradores. A su vez mencionaremos algunos consejos para solucionarlos.

Impuntualidad

Probablemente uno de los mayores problemas dentro de las organizaciones hoy en día sea el caso de la impuntualidad. Aunque ocurre en todas las empresas, lidiar con este aspecto se ha vuelto algo complicado, pues permitir este tipo de comportamientos sólo genera que los empleados que originalmente cumplían con los horarios establecidos imiten el comportamiento de los empleados impuntuales, traduciéndose en un menor tiempo de jornada laboral para todos.

Según la consultoría de recursos humanos y gestión empresarial P&A, lo más adecuado para solucionar este conflicto es implantar un sistema de sanción y recompensa que penalice a los empleados impuntuales con descuentos sobre su salario y que al mismo tiempo gratifique a los empleados puntuales con un bono o regalo corporativo por llegadas a tiempo durante el mes o quincena. De esta forma, el compromiso por la puntualidad se volverá algo que todos deseen alcanzar y la impuntualidad será vista como algo a evitar.

Rumores y quejas en el personal de trabajo

Los rumores son un problema bastante común dentro de las organizaciones. Suelen presentarse principalmente cuando existen roces entre compañeros y básicamente son falacias y habladurías que se hacen en torno a un integrante del equipo de trabajo en donde la reputación de éste termina viéndose afectada por dichos falsos. Esto a su vez, puede generar que el afectado tome represalias contra la o las personas que se encargaron de difundir estos rumores afectando aún más el entorno laboral.

Aunque lo más recomendado para evitar este tipo de situaciones según expertos en gestión de recursos humanos es hacer una selección inteligente del personal de trabajo, basándose en pruebas psicométricas que hagan una exploración previa de la personalidad de los nuevos empleados, muchas veces estos conflictos ocurren una vez que la persona en cuestión ya se ha incorporado plenamente en la empresa. Lo mejor en este caso, en opinión de la mayoría de las consultorías de reclutamiento y selección de personal, es hablar con el empleado cara a cara y expresarle la inconformidad y cómo ésta afecta al equipo de trabajo. A su vez, planear juntos una forma de solucionar el conflicto sin afectar a ninguna de las partes involucradas y establecer un plan de acción y posterior seguimiento al tema.

 

Choques de personalidad

Cuando se trata de trabajar en conjunto con otras personas, muchas veces las personalidades simplemente no encajan y es entonces cuando tienen lugar los conflictos entre colaboradores.

Para solucionar un conflicto de este tipo hay que tomar en cuenta que no debe escalar hasta un punto en el que el problema se vuelva irreconciliable. El líder del equipo debe reunir a ambas partes para que conversen entre sí y logren llegar a un acuerdo con él como mediador. Afrontar el problema de una forma pacífica y con alguien que guíe la discusión hacia un propósito productivo siempre vendrá mejor que dejar que el problema siga repercutiendo en el equipo de trabajo, según los expertos en la materia. Esta plática tiene que estar enfocada en los aspectos de personalidad o estilo de trabajo que provocan esos conflictos y de alguna forma deben ser conducidos a una solución.

Al igual que con el conflicto anterior, la cabeza del equipo debe mantener un seguimiento cercano de la situación y gestionar a ambas partes para que logren llevar a cabo sus funciones sin que el problema siga creciendo.

 

El uso de smartphones dentro del horario laboral

Hoy en día los celulares se han vuelto una herramienta necesaria para poder llevar a cabo nuestras tareas, sin embargo, también traen consigo una carga de distracción que puede generar una falta de productividad en los empleados.

Pese a los primeros impulsos que se nos puedan ocurrir y salvo que los colaboradores manejen información delicada, prohibir la tecnología puede derivar inconformidad en el equipo de trabajo. Según el Centro Clínico de Atención Psicológica de Madrid, lo más adecuado es aprender a llegar a acuerdos con los colaboradores y determinar límites. En este caso se trata de establecer metas claras para cada uno de los integrantes y realizar mediciones de desempeño periódicas que puedan detectar si alguno de los empleados pasa demasiado tiempo en redes sociales o usando su teléfono celular. A su vez, también puede ser una buena idea establecer penalizaciones en el caso de que esto se vuelva un problema más grande para alguno o algunos de los integrantes en el equipo.

Falta de coordinación

Un equipo de trabajo descoordinado se traduce en una falta de productividad para la empresa. Dentro de este campo se pueden dar fallas en la comunicación del personal, empleados que hacen las cosas a un ritmo diferente del que se espera de ellos o hasta malentendidos sobre la dirección que lleva la tarea a realizar.

Según la consultoría P&A, como líder, es necesario establecer una comunicación oportuna que permita la retroalimentación hacia el dirigente y la comunicación entre empleados. Expresar claramente los objetivos y la visión que se tiene como líder para la tarea a realizar es clave para evitar este tipo de conflictos.

De igual forma, definir claramente el rol de cada integrante del equipo dentro de la organización y establecer canales de comunicación entre los trabajadores es prioritario para poder llevar a cabo la tarea exitosamente.

 

Muchos de los conflictos que pueden surgir entre los colaboradores se pueden solucionar a partir de una comunicación asertiva que promueva no sólo la libertad sino también el respeto entre ellos y el enfoque hacia las labores a realizar. Como hemos mencionado en entradas anteriores, el refuerzo positivo y el uso de recompensas para alentar al trabajador siempre tendrá un efecto mayor que establecer penalizaciones sobre alguno de ellos. ¿Por qué no regalar una experiencia en una de las ciudades patrimonio cultural de México como muestra de agradecimiento por el trabajo realizado?

Artículo anterior 5 Regalos originales para dar esta navidad
Artículo siguiente 5 Tips para elegir el spa correcto