Ir a contenido
BRAND ENGAGEMENT: El mejor aliado para formar vínculos con tus clientes

BRAND ENGAGEMENT: El mejor aliado para formar vínculos con tus clientes

Para las empresas o marcas uno de sus mayores motores es la relación que logren establecer con sus clientes, pues será gracias a ella que mantengan su desarrollo o incrementen éste mismo. Sin duda, existen muchísimos factores que pueden determinar el éxito de una empresa, como la efectividad del equipo de trabajo, así como la claridad de los objetivos previamente planteados, pero también será la fidelidad que puedan obtener de cada uno de los consumidores, para esto no habrá nada mejor que hacer uso del Brand Engagement, cuyo único propósito es la formación de vínculos entre el los clientes y las empresas.

Si tú eres dueño de una marca, seguro querrás saber más sobre la importancia de esta técnica que te ayudará a lograr los mejores beneficios para el cumplimiento de cada una de tus metas.

 

¿Qué es y para qué sirve el Brand Engagement?

Este concepto se definiría como una increíble estrategia que las empresas pueden implementar para crear un vínculo emocional entre los consumidores y una marca, todo esto a través de ciertos métodos que ayudarán a crear un lazo fuerte entre cada una de las partes. Existen diversas alternativas que puedes poner en práctica para que veas con tus propios ojos todo lo que pueden aportar a tu empresa.

 

Conoce a tu cliente

 Antes que nada, es muy importante conocer a qué público te diriges y lo que éste espera de tu marca. Si te dedicas a profundizar en los intereses de tus consumidores, sabrás exactamente qué terreno estás pisando y la mejor manera en que te puedes dirigir sobre él. Incluso, esto añadirá más valor, pues demostrarás, una vez más, que una de tus más grandes prioridades son tus clientes y la satisfacción que puedas generar en ellos.

 

Experiencias como recompensas

Actualmente, muchas empresas han optado por crear planes de recompensas o programas de fidelización en donde sus consumidores pueden sentirse valorados completamente, logrando así la sensación de exclusividad dentro de la compañía. No sólo se sentirán como un comprador más, sino que realmente comprenderán su importancia tanto para ti como para cada uno de tus colaboradores.

Para cubrir esta alternativa puedes hacer uso de experiencias, mismas que al ser canjeadas, según los parámetros que consideres necesarios, generarán un intercambio de intereses y necesidades. La mejor parte es que estas experiencias pueden ser de muy variados tipos, desde saltos en paracaídas, idas al cine o masajes relajantes, los cuales podrán cubrir los gustos de cada uno de tus clientes. Por lo tanto, con la ayuda de esta herramienta, tus compradores se sentirán especiales, lo que a su vez generará en ellos una actitud de fidelidad y compromiso con tu marca.

Promociones y cupones

Y es que no hay nada que nos guste más que saber lo que podemos obtener después de dos, tres o cuatro compras seguidas ¿cierto?. Implementar promociones es una herramienta que seguro enganchará a cualquier consumidor, pues de está manera la retroalimentación será más que efectiva para ambas partes.

 

Atención de calidad

Otra estrategia para hacer un buen uso del Brand Engagement es el considerar a cada uno de tus clientes como parte fundamental para el crecimiento de tu empresa, por lo tanto, ofrecerles el mejor servicio personalizado será un gran aliado y dar seguimiento a sus solicitudes previas te dará un estatus que no querrás perder bajo ninguna circunstancia. Es por eso que mantenerte en contacto con ellos te ofrecerá la posibilidad de conocer sus necesidades e intereses, saber qué tan satisfechos están y cómo es que puedes mejorar tu servicio para futuros nuevos clientes, que al final, será tu objetivo principal: obtener más clientes, para generar más ganancias, pero partiendo de las emociones que puedas fomentar en ellos.

 

Adquisición de prestigio

Con la ayuda de este mecanismo podrás mantener a tu lado a los mejores clientes, pues si ellos se encuentran felices con el servicio adquirido, lo recomendarán a sus conocidos sin pensarlo ni por un segundo. En este punto ya habrás obtenido la posición y prestigio necesarios para hacer ver a tu marca como aquella que cuida constantemente de los intereses de cada uno de sus miembros.

 

Relaciones duraderas

Por supuesto, para poder llegar a este punto tendrás que haber cuidado los detalles más importantes de la relación: pensar en tu cliente antes que en las ventas, ganarte su confianza para forjar un sentimiento de fidelidad hacia tu empresa ¿por qué? para que tu marca no sea vista como una opción más en donde se adquiere un producto y ya, sino que sea la única que garantiza el mejor servicio, con las mejores oportunidades para seguir consiguiendo un objetivo mutuo, en donde ambos polos se vean beneficiados de la mejor manera. De esta forma, verás que habrás creado una relación a largo plazo con tus clientes, misma que si se continúa procurando, podrá mantenerse estable y bien consolidada a lo largo de los años.

 

Recuerda que cada pieza de una empresa es muy importante, tanto tú, tu equipo de trabajo, como las personas que adquieren los productos que ofreces, es por ello que debes cuidar a todos los elementos para que hagas crecer a tu empresa de una manera armónica y equilibrada.

Artículo anterior La Clave para la Felicidad: Vive experiencias inolvidables
Artículo siguiente Vuelo en globo: 3 aspectos imperdibles para que te inspires y planees tu próxima aventura