Ir a contenido
SI DESEAS ADQUIRIR ALGUNA DE NUESTRAS EXPERIENCIAS, ESCRÍBENOS O LLÁMANOS AL 55 8896 9848
SI DESEAS ADQUIRIR ALGUNA DE NUESTRAS EXPERIENCIAS, ESCRÍBENOS O LLÁMANOS AL 56 1304 4794
8 cualidades de un líder que no encontrarás en su CV

8 cualidades de un líder que no encontrarás en su CV

 

El liderazgo se ha convertido en una de las cualidades más anheladas por las empresas hoy en día. Y con justa razón, pues es necesaria tanto en actividades operativas, como por ejemplo, la dirección de un restaurante, así como en tareas que requieren gestión y seguimiento, como llevar a cabo la organización de algún evento empresarial. Si bien, es una palabra con una connotación bastante amplía que se ha estudiado con el pasar de los años, una buena parte de la influencia que tienen los líderes actuales no se contempla a la hora de describir su perfil dentro de un currículum vitae. En esta entrada te presentaremos algunas cualidades de los líderes modernos que no se pueden encontrar mencionadas dentro de un CV.

Compromiso por el trabajo a realizar

Esta es probablemente una de las características más confiables para identificar a un buen líder, pues se manifiesta sin necesidad de intercambiar palabras con uno. Como dijo el filósofo Hugo Landolfi, de la Escuela de Estudios Superiores en Liderazgo Organizacional: “(el líder) se coloca al servicio del logro”. Aunque como tal, un líder se encuentra a la cabeza de todas las personas en un equipo de trabajo, éste debe dejarse llevar siempre por las necesidades de la tarea a realizar y por las circunstancias que se presentan para su cumplimiento.

 

Pasión por cumplir con los objetivos

Un buen líder debe tener pasión por la realización de sus funciones y debe contagiarla con sus colaboradores. La pasión con la que desempeña sus tareas lo hace ir más allá que alguien que sólo cuenta con la intención de lograr el trabajo asignado y eso conlleva al equipo de trabajo a un compromiso general por cumplir las metas establecidas. Un líder es inspirador, pero no es inspirador a partir de pláticas emocionales, sino a partir de su ejemplo y de la actitud que toma hacia los deberes a realizar.

 

Respeto y apoyo a las diferencias

En estos tiempos de matices ideológicos y de diferencias de opinión, el liderazgo debe ser no sólo tolerante a las diferencias sino también abierto para aceptarlas y potenciarlas. Anteriormente se creía que cuanto más afines eran las personalidades dentro de un equipo de trabajo, mayor era la facilidad para alcanzar los objetivos, sin embargo, hoy en día cada persona es bastante diferente de otra y aprender a lidiar con esas diferencias dentro de un equipo de trabajo es una responsabilidad que todo líder contemporáneo debe aprender a solucionar.

 

Carisma

Los auténticos líderes de hoy en día no gobiernan soberanamente sobre los empleados a su cargo, sino que dirigen a través de ellos. Esto sólo se logra teniendo carisma para poder establecer una comunicación inspiradora y abierta con cada uno de los integrantes de su equipo. Sus colaboradores quieren seguirle, no sienten que deben seguirle.

 

Confianza en sí mismo

No se trata de no cometer errores ni de ser preciso en cada decisión que se tome, sino de entender que cada decisión trae consigo una carga de responsabilidad y lidiar con eso. Los líderes actuales se enfrentan en muchas formas a la incertidumbre, tanto de los mercados como de la gente con la que conviven y de las circunstancias con las que lidian. Responder sobre las cosas sobre las que se tienen control y aceptar las circunstancias que se encuentran fuera de su control es una parte imprescindible dentro de las cualidades que todo líder debe tener.

 

Integridad

Esta característica es quizás una de las más importantes, pero más infravaloradas dentro de las cualidades que conlleva el liderazgo. Cuanto más honesta sea la forma de actuar de un líder, siguiendo al pie de la letra sus valores, comunicando sus preocupaciones y sus inquietudes con su equipo y reconociendo sus características desde cualidades como defectos, mayor influencia tendrá este sobre su equipo de trabajo. Nombrar a esta cualidad simplemente honestidad no es apropiado, pues no se trata de simplemente decir la verdad, sino de actuar acorde a sus valores personales y dirigirse de forma auténtica hacia su equipo y hacia la tarea a realizar.

Pensamiento a futuro

Mientras que el equipo trabaja para llevar a cabo las tareas presentes, la cabecilla, además de supervisar las acciones que se realizan, debe enfocarse en los retos a futuro que se puedan presentar, así como en las oportunidades que se puedan aprovechar. Esto es importante para mantener el dinamismo dentro de la organización y que no se susciten hechos inesperados que puedan poner en peligro las tareas o funciones programadas.

 

Manejo de incertidumbre y adaptabilidad

Lo inesperado puede suceder. Aceptar esto y lidiar con ello se ha convertido en casi una obligación que todo líder debe cumplir para los tiempos por los que atravesamos actualmente. El liderazgo contemporáneo debe tener contemplado que hay cosas fuera de su control que pueden suceder y que tarde o temprano, algún reto de este tipo se presentará. Mantener esta certeza presente y entrenar la habilidad para adaptarse a diversas situaciones es una característica necesaria hoy en día.

 

Aunque la gente suele creer que un líder nace y no se hace, todas y cada una de las habilidades descritas del liderazgo se pueden aprender a través de la experiencia y del enfoque de los esfuerzos en ello, reconociendo las cualidades de cada persona, así como sus valores personales y su código ético. Si tú quieres llegar a ser un líder inspirador, que pueda dirigir una organización o un equipo de trabajo de forma eficaz, ¿ por qué no comenzar por conocerte a ti mismo a través de un curso de mindfulness?

Artículo anterior Los 4 principales retos de liderar un equipo de trabajo a distancia
Artículo siguiente 5 destinos imperdibles para tus vacaciones de navidad ¡Te encantarán!